Adicciones I

Adicciones-I

El agua muy muy fría.

El melón.

El olor que emana de los cuerpos dormidos,

o de las zapatillas de deporte nuevas.

Asomarse a la ventana en una noche de insomnio.

Una carretera.

Tocar para alguien, acariciar.

Las ferreterías.

El arroz con leche.


¿Qué es a7manos? La imagen es de Aris Wells


Si te ha gustado este post…
[jetpack_subscription_form]

Viejo

Viejo-3Yo soy bastante viejo para mi edad.

¿Nací ya viejo? No, estoy viejo últimamente.

Porque cosas de hace diez años se me antojan remotas. Me queda lejos cierta inocencia; esa candidez que nos hace mirar al futuro con confianza, con anhelos. Continuar leyendo “Viejo”

La comida de los aviones

La-comida-de-los-Aviones

Tengo un amigo que siempre criticaba la comida de los aviones. “Es que es un verdadero asco”, decía. Él viajaba mucho porque trabajaba para una agencia de Naciones Unidas, algo de cooperación.

Cuando quedábamos, yo siempre le preguntaba por sus viajes, porque me encanta viajar y me encantan los aviones. No sólo viajar en ellos, también hablar de ellos, mirar como despegan o aterrizan, incluso observarlos estacionados.

Yo no era capaz de reconocer que a mí me gustaba la comida de los aviones, tan apañadita, tan mona, como de picnic de Barbie. “Lo peor de esos trastos es la comida créeme. Yo preferiría que no diesen nada”, insistía mi amigo.

Nuestras charlas se interrumpieron durante dos meses debido a una crisis humanitaria. Llaman así a que cientos de miles de personas palmen de hambre, guerra o SIDA: crisis humanitaria. A mi amigo le encargaron desplazarse urgentemente porque había muchas víctimas y había muchos periodistas. Quizá si hubiera concurrido uno solo de los gremios no habría sido la cosa tan urgente, pero los dos juntos hacían la situación muy delicada. 

Resultó que un cámara de televisión, un reportero aguerrido y él, mi amigo, subieron a un avión de esos que lanzan víveres con paracaídas allí donde no llegan los camiones. Cuando ya habían aterrizado, antes de despedirse, el periodista le preguntó si pensaba que la gente se comería eso que tiraban. Él dijo que sí, que por supuesto, que tenía muchas vitaminas, nutrientes y que… ademãs, estaba muy rico. Mala suerte, estaban cerca de una caja abierta y el cámara se puso a grabar, para un importante informativo, el periodista malicioso abrió una de aquellas raciones, una lata en la que figuraba el nombre “ternera con verduras” y se dispuso a compartirla con mi amigo. Consciente de que a veces una Canon apuntándote es más persuasiva que un Kalashnikov mi amigo comió.

Hace poco, tomando una caña en Santa Ana, me sorprendió que mi amigo dijera que la comida en los aviones había mejorado mucho ultimamente.

Ingenuo le pregunté: ¿a cuál te refieres a la que arrojan los soldados o a la que reparten las azafatas?


¿Qué es a7manos? La imagen es de Aris Wells


Si te ha gustado este post…
[jetpack_subscription_form]

Palabras que encontré por ahí

Captura de pantalla 2013-09-23 a la(s) 12.41.06I have one of two choices – stay in the post office and go crazy … or stay out here and play at writer and starve. I have decided to starve.

Charles Bukowski. 1920-1994

Tengo dos opciones, quedarme en la oficina de Correos y volverme loco o jugar a ser escritor y morirme de hambre. He decidido morirme de hambre.

Adolescencias I

Adolecencias-I-b

Yo, de adolescente, probé el yoga.

Probé también otras cosas.

Tenía ardores, inestabilidad emocional, arrebatos de enamoramiento con la profesora de matemáticas -y la de física, y la de dibujo-. A ratos me sentía el sucesor de Michael Jordan -en bajito y pálido- y otras una zapatilla vieja -ni siquiera  una de Michael Jordan, una zapatilla vieja de jugador de segunda división regional. Pero yo no sabía que eran desajustes hormonales propios de la edad, pensaba que era el espíritu, ya ves tú: el espíritu, qué gilipollez. Y me apunté a yoga.

Antes, los padres tampoco entendían de pedagogía, y cuando te veían así te decían: estudia de una puta vez, que si no, vas a ser un don nadie. Mientras que ahora un padre moderno te ve desaforado y te recomienda la masturbación, te compra él las revistas guarras y te presta su plei-esteision, para el después de. Es que la pedagogía avanza que es una barbaridad.

El caso es que yo me metí a yoga, me dio por ahí.

Pero me decepcionó.

El profesor nos enseñó el saludo al sol en un gimnasio con unas ventanas pequeñas que daban al norte. había que esforzarse mucho para saludar al Sol en esas consiciones.

La asana, postura, en cristiano, de la langosta nos producía un estrés insoportable por la dificultad, que en algunos alumnos desembocó en ansiedad y hasta tuvieron que medicarlos.

Haciendo la postura del camello, a Sonia, que tenía mucho acné, se le salió una teta. En teoría la postura del camello sirve para abrir el chakra anahata, pero a Sonia se le abrió la costura del maillot, enterita. Sonia no volvió a clase de yoga.

En cuanto empezábamos la relajación yo me quedaba completamente sopa. El profesor iba diciendo los colores del arcoiris del rojo al violeta para que llenásemos nuestra mente con ellos, y yo nunca pasé del amarillo. Puede que mi mente se llenase con un par de colores, que no hubiese sitio para más.

—No, si está muy bien que te relajes, pero es que cuando empiezas a roncar los demás ya no pueden seguir relajándose —me decía.

Al final lo dejé. No daban diploma de méritos, ni reconocimiento escrito de clase alguna, pero yo tengo en mi haber, y así me lo reconocen los compañeros en las reuniones de antiguos alumnos, haber sido el único del grupo de yoga a quien nunca se le escapó un pedo.


¿Qué es a7manos? La imagen es de Aris Wells


Si te ha gustado este post…
[jetpack_subscription_form]

Canciones II

Canciones-II

Hay mañanas que me levanto con la indolencia de un chillout, así, medio newage.

Luego va pasando el día y, si me toca rencoroso, me pongo tango, si no, me quedo balada italiana. Meloso.

A medio día suelo estar ya pop de los ´80.

Es al llegar la media tarde cuando o bien rock´n´roll de los ´60 o bien swing con solera.

Al atardecer busco las voces de las mujeres negras, su terciopelo, su morbo, su ternura, me dejo llevar del soul al easyjazz o viceversa.

—Paso de lencería y de artificios, dijo, quítame toda la ropa y deja que me bañe la luz que entra de la calle. Y las notas del Crazy de Patsy Cline.


¿Qué es a7manos? La imagen es de Aris Wells


Si te ha gustado este post…
[jetpack_subscription_form]

El secuestrador

El Secuestrador2

—Papá, ayer vino al cole un señor de ésos que les gustan los niños de 8 años, un secuestrador. Iba disfrazado de fotógrafo, y llevaba un cuchillo en el bolsillo.

Cualquier padre se alarmaría al escuchar esto. Cualquier padre intentaría aparentar calma y seguir indagando.

—¿Tú viste el cuchillo?

—No, papá, ¿cómo iba a verlo si lo llevaba en el bolsillo? Pero era un cuchillo bien grande. Continuar leyendo “El secuestrador”

Canciones I

Canciones-I

Ella dijo: me gustaría que me quisieran como quieres en tus canciones.

Me quedé un instante mudo, como las cuerdas de una guitarra sin tensar.

Al rato, sin estar todavía afinado, contesté:

¿Como en las estrofas o como en los estribillos?


¿Qué es a7manos? La imagen es de Aris Wells


Si te ha gustado este post…
[jetpack_subscription_form]

Gente sin sueños

Esta tarde el cielo de Madrid es vehemente. apasionado.

Está lleno de nubes que se persiguen unas a otras.

La tormenta ha borrado el verano de golpe, llenando los cristales de gotitas.

Miro esas carreras de nubes a través de los cristales caleidoscópicos de mi ventana. Y, de repente, la piel de la realidad tiene una cualidad dulce, parecida a la de los sueños.

Sueños. Sí, sueños, ya sabes.

Hay gente sin sueños, según me han dicho.

Vaya, qué mala suerte.