La persona más fácil de engañar del mundo es uno mismo.
La segunda más fácil es la madre de uno.
Luego la cosa se complica.